Ernesto Sábato

Sábato en Madrid, por Carlos A. Trevisi

 

Madrid se vistió de gala. Ernesto Sábato dio una corta charla en el Círculo de Bellas Artes. Un lleno total, sobre todo jóvenes. El hombre de siempre aunque casi desfalleciente, sin fuerzas. Con voz trémula desgajó su dolor por la Argentina y por las injusticias que asolan al mundo. Las palabras de siempre: compartir, seguir luchando, no rendirse...

En la culminación de  su vida (“este es mi último viaje a España”) y, lejos de sus sueños de paz justicia, democracia, entrega... el mundo lo despide, irreverente y claudicante, en medio de un caos que somete al hombre a la violencia de la guerra, al egoísmo, al hambre y a la impunidad de los poderosos. Su larga vida lo ha condenado a ver la sociedad tecnocratita, sin valores, que él predijo hace 50 años.

Sus últimas palabras fueron de corte unamuniano: hay que seguir luchando, hay que seguir avanzando.

Un sostenido aplauso coronó su discurso; acaso, más que su discurso, el aplauso haya coronado su vida.

 

 

 

Un Salieri de Sábato, Por Pablo Melicchio

     Murió Sábato.

Es un día gris, lluvioso, plomizo, clima típico en su literatura.

El tiempo se inspiró en sus novelas.

Va a ser muy  difícil estar sin él,

al menos para mí, aunque viejito y débil, estaba vivo en su rincón en el mundo, en Santos Lugares.

El silencio que envolvía a su nombre y obra se levanta,

y su figura sale desde las tinieblas del olvido por obra y arte de la necrofilia, del morbo habitual. >>>

 

 

Muere SÁBATO 

Fallece a los 99 años el escritor con mayúsculas de la literatura argentina. Autor de 'Sobre héroes y tumbas' o 'El Túnel', fue premio Cervantes, eterno candidato al Nobel y presidente de la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas en el país latinoamericano.

Un escritor comprometido a quien salvó el arte

Pegado de <http://www.publico.es/>

 

 

Muere a los 99 años el escritor Ernesto Sábato

Último superviviente de los escritores con mayúscula de la literatura argentina, llevaba años recluido en su casa.

Un hombre comprometido al que el arte salvó del suicidio, Ramy Wurgaft | Buenos Aires

En 1943, a raíz de una crisis existencial, abandonó el campo de la Ciencia para dedicarse de lleno a las letras.

Pegado de <http://www.elmundo.es/>

 

Muere Ernesto Sabato, último clásico de la novela argentina

SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ | Buenos Aires

El autor argentino de 'El túnel', gran luchador contra la dictadura, ha fallecido en su casa a los 99 años

Pegado de <http://www.elpais.com/>

 

Ernesto Sábato

Biografía y fragmentos de "Sobre héroes y tumbas" (1961), para leer en línea.

Ernesto Sábato

Biografía, reseña de sus obras, breve aproximación a su faceta de pintor y enlaces clasificados.

Ernesto Sábato: Archivo: Novelas: Ensayos: Entrevistas: Crítica

Entrevistas, ensayos sobre su obra y algunos textos

 

Sábato en Madrid http://www.fundacionemiliamariatrevisi.com/sabatomadrid.htm

   Madrid se vistió de gala. Ernesto Sábato dio una corta charla en el Círculo de Bellas Artes. Un lleno total, sobre todo jóvenes. El hombre de siempre aunque casi desfalleciente, sin fuerzas. Con voz trémula desgajó su dolor por la Argentina y por las injusticias que asolan al mundo. Las palabras de siempre: compartir, seguir luchando, no rendirse...

Ernesto Sabato: Archivo: Novelas: Ensayos: Entrevistas: Crítica

Entrevistas, ensayos sobre su obra y algunos textos

Desde la soledad y la utopía,JUAN LUIS CEBRIÁN

"No dejes de escribir nunca', era la recomendación, no sé si el ruego, que siempre me hacía..."

 

La literatura como malestar en el mundo, J. ERNESTO AYALA-DIP | Barcelona

"Para Sabato el hombre es un misterio que vale la pena indagar. Desde el misterio, debe combatir el racionalismo"

El escritor volcó sus últimas reflexiones en España en 'Los diarios de mi vejez'.

 

El autor de ‘El túnel’ deja una obra con la que quiso arrojar luz sobre la condición humana.

Sabato y sus fantasmas,  por Silvina Friera

Su voz era un como un “río negro” con ese timbre cavernoso de orador sagrado. El acento pesimista de Ernesto Sabato coronaba a esa otra voz, la del monstruoso mundo de sus tinieblas, como decía en sus páginas, que surgía en sus novelas, especialmente en Sobre héroes y tumbas. Autor entrañable para miles de lectores, sin más patria o nacionalidad que el hachazo y la conmoción que significa transitar por los universos y laberintos de El túnel o Abaddón el exterminador, su muerte, hoy a la madrugada en su casa de Santos Lugares, a los 99 años, cuando parecía que festejaría su centenario de vida, no lo exime del “juicio de la historia”. El dolor por la pérdida de un escritor fundamental del siglo XX de la literatura argentina no puede deslizar bajo la alfombra de la sociedad argentina heridas muy hondas que aún no han cicatrizado. El respeto y la admiración no debería traducirse automáticamente en indulgencia a las convicciones políticas de un intelectual ambivalente y paradójico, una especie de predicador atormentado que encarnaba la voz y los sentimientos de “todos”, una mascarada tan convincente que escapó a su control.

 

Una figura que sobrepasó la literatura para convertirse en ícono del regreso democrático

Autores, políticos y personalidades resaltaron la obra de Sabato. Pero también destacaron su rol al frente de la Conadep.