El método de enseñanza: ¿una categoría olvidada?

MsC. Luis C. Landa Peláez

Lic. en Educación en la especialidad de Física y Astronomía.

landa@cmw.rimed.cu

 

RESUMEN

En el presente artículo el autor aborda la importancia que tiene la correcta selección y uso de

los métodos de enseñanza en el proceso docente educativo a la luz de las transformaciones

que tienen lugar en los diferentes niveles de enseñanza en Cuba, en particular en la

Secundaria Básica.

Se exponen las ideas relativas a la necesidad de su aplicación consecuente durante el proceso

de planificación de las distintas actividades docentes y se brindan algunas orientaciones

específicas sobre cómo abordar esta temática durante el proceso de enseñanza de la Física

en este nivel educacional.

 

Abstract:

In this article the author argue the importance that has to correct selection and use of the

teaching methods in the educational process, in particular by the light of the transformations that

take place in the different education levels in Cuba, in the junior high school. The relative ideas

are exposed to the necessity of not obviating it during the process of planning of the different

educational activities and some specific orientations are offered of how to treat this thematic

during the process of teaching of the Physics in secondary school.

 

ÍNDICE

Introducción

Desarrollo

I.- Elementos teóricos a considerar.

I.1.- Clasificación de los métodos de enseñanza.

Ii.- Los métodos de enseñanza en los distintos tipos de clases de la secundaria básica.

II.1.- Algunas precisiones respecto a la forma de impartición de la física elemental en las

condiciones actuales.

Conclusiones

Citas y Referencias

 

INTRODUCCIÓN

Las Transformaciones que hoy se llevan a cabo en los diferentes niveles de enseñanza en

nuestro país tienen como objetivo fundamental elevar la calidad del proceso docente educativo,

lo cual lo cual ha de contribuir decisivamente a lograr la adecuada formación integral de los

estudiantes de modo tal que puedan enfrentar con una sólida preparación ideopolítica,

científico-técnica y cultural los retos que demanda nuestra sociedad en el contexto del mundo

globalizado de hoy.

Un aspecto importante a tener en cuenta en este empeño lo constituye el uso de las nuevas

tecnologías de la información y la comunicación, las cuales se han generalizado en nuestras

escuelas con la puesta en práctica de las clases por televisión, con la ayuda del vídeo y los

software educativos, además de las llamadas clases frontales. En sentido general, el uso de

estas novedosas técnicas contribuye, por un lado, a elevar la calidad con que llegan los nuevos

contenidos a los alumnos y por otro, en el caso del nivel medio básico, se erige como una

alternativa ante la falta de preparación de los docentes en ejercicio, con varios años de

graduados en sus respectivas especialidades, que tienen que asumir la impartición de todas las

asignaturas del currículo excepto Inglés y Educación Física.

Sin embargo, a través de la observación de clases realizadas dentro del marco de los

entrenamientos y las visitas de inspección en la enseñanza secundaria en particular, así como

en entrevistas con directivos, se ha detectado que en la preparación de las asignaturas no se

está plasmando, de modo general, el método a emplear en el transcurso de la actividad

docente; lo cual puede deberse a diversos factores, entre ellos la necesidad de aligerar la

elaboración del plan de clases de un profesor general integral con las características apuntadas

anteriormente.

Pero es necesario tener en cuenta la heterogeneidad de docentes que hoy convergen en

nuestras aulas, muchos de ellos en formación y sin una completa preparación desde el punto

de vista didáctico – metodológico, por lo que se puede correr el riesgo de que se le reste

relevancia al uso del método en el proceso docente educativo.

En el presente trabajo se pretende hacer un análisis de la importancia reconocida del método

como componente del proceso de enseñanza aprendizaje, así como brindar algunas ideas que

puedan servir a los docentes para la selección de los métodos a usar en sus clases.

 

DESARROLLO

 

I.- ELEMENTOS TEÓRICOS A CONSIDERAR

El concepto de método aparece registrado en la literatura revisada, por los más diversos

autores. Si se parte de su definición filosófica, esta plantea que: “como medio de cognición, el

método es la manera de reproducir en el pensar el objeto que se estudia. La aplicación

consciente de métodos con una base científica es condición esencialísima para que el conocer

avance con éxito”[i]. En la filosofía el método universal de conocimiento es la dialéctica

materialista.

Por su parte, Klingberg plantea que “la vía más importante de dirección directa de la enseñanza

es el método didáctico. La existencia de un método permite la confección de un plan que

establezca el sistema de operaciones a realizar” [ii]. En el concepto de método está, pues,

incluida la sucesión lógica de acciones y operaciones encaminadas a un objetivo, el proceder

planificado, sistemático para dicho fin. Visto de esta forma, para este autor el concepto de

método es sinónimo de planificación y consecuencia. Un método es pues, una serie de pasos u

operaciones estructuradas lógicamente, con la que se ejecutan distintas acciones encaminadas

a lograr un objetivo determinado.

La estructura de acciones del método, del proceder metódico está determinada por:

· El objetivo de acción.

· La lógica (estructura) de las tareas que hay que realizar.

· Las condiciones en las cuales se realiza la acción.

En el campo de la pedagogía aparecen un conjunto de investigadores como Danilov -

Skatkin[iii], Baranov[iv], los autores del texto de Pedagogía del MINED[v], Bermúdez Sarguera y

Rodríguez Rebustillo[vi] y Alvarez de Zayas [vii]que coinciden, en sentido general, en señalar

que el método constituye un sistema de pasos, operaciones que dan lugar a acciones del

maestro para alcanzar el objetivo.

Al respecto, Álvarez de Zayas al analizar la estructura del proceso docente educativo incluye a

los métodos dentro de los componentes del mismo, a saber, el problema, el objeto, el objetivo,

el contenido, los métodos, las formas y los medios de enseñanza. En una subdivisión que

realiza más adelante, considera que dichos componentes se pueden tratar como componentes

operacionales (el método, las formas y los medios) y los componentes de estado (problema,

objeto, objetivo, contenido). De ahí que considere que el método, junto con las formas y los

medios son los componentes que describen el proceso en su dinámica, es decir, en su

movimiento; de ahí su denominación de operacionales.

El método es el componente del proceso docente educativo que expresa la configuración

interna del proceso, para que transformando el contenido se alcance el objetivo. Este se refiere

a cómo se desarrolla el proceso para alcanzar el objetivo, es decir, el camino, la vía que se

debe escoger para lograr el objetivo con el mínimo de recursos humanos y materiales. La

determinación de qué vía o camino seguir implica un orden o secuencia, es decir, una

organización, pero a diferencia de la forma, esta organización es un aspecto más interno del

proceso.

Un planteamiento interesante acerca de la categoría método lo expresan Bermúdez Sarguera y

Rodríguez Rebustillo[viii] cuando señalan que en el plano metodológico, el método responde al

objetivo y está subordinado a este, pues es un camino, una vía en función del objetivo trazado

y si se está de acuerdo que en el contexto de la instrumentación ejecutora la expresión

concreta del método es la acción y esta, al ser sistematizada, deviene en habilidad, entonces la

ejecución sistemática de un método por parte de los maestros llega a ser una habilidad

metodológica, lo cual tiene un enorme significado en el proceso de enseñanza.

Álvarez de Zayas plantea además, que el proceso tiene como categoría rectora al objetivo lo

que implica el dominio de la habilidad, que, como se sabe, se alcanza como resultado de la

apropiación del contenido por los estudiantes. Señala que el profesor, al desarrollar el proceso

muestra el camino lógico para resolver los problemas de un modo similar a como lo hizo el

investigador en su momento. Esto significa que el método de enseñanza, en determinado

grado, es el método de la ciencia. En el aprendizaje el estudiante imita el método del maestro

en un inicio, y posteriormente lo utiliza con independencia y versatilidad en la solución de

nuevos problemas.

En resumen, plantea él, el método de la ciencia se traslada como habilidad al objetivo y al

contenido del proceso docente educativo, y se manifiesta durante el desarrollo del proceso, en

el método de enseñanza y aprendizaje. En un final, el resultado alcanzado por el estudiante

muestra el dominio del método científico. Este último planteamiento tiene una gran

trascendencia para lograr una adecuada enseñanza de las ciencias en este nivel.

 

I.1.- Clasificación de los Métodos de Enseñanza.

Con el propósito de ofrecer una guía, en especial para los maestros en formación, se expone a

continuación una clasificación de métodos de enseñanza que puede ser muy útil a la hora de

determinar cuál de ellos usar en la preparación de sus clases.

1ra Clasificación: Atendiendo al grado de participación de los sujetos.

· Expositivo.

· Elaboración conjunta.

· Trabajo independiente.

2da. Clasificación: Atendiendo al grado de dominio del contenido por los estudiantes.

· Reproductivo.

· Productivo.

· Creativo.

3ra. Clasificación: Atendiendo al grado de estimulación de la actividad productiva.

· Exposición problémica.

· Búsqueda parcial o heurístico.

· Investigativo.

· Juegos didácticos.

· Otros: mesas redondas, paneles, discusiones temáticas, estudios de caso,etc.

4ta. Clasificación: Atendiendo a la lógica del proceso docente educativo.

· Introducción de nuevo contenido.

· Desarrollo del contenido.

· Dominio del contenido.

· Sistematización del contenido.

· Evaluación del aprendizaje.

5ta. Clasificación: Atendiendo a la fuente del conocimiento.

· Verbal.

· Visual.

· Práctico.

6ta. Clasificación: Atendiendo a la actividad del profesor y el grado de independencia del

estudiante.

· Explicativo-ilustrativo.

· Reproductivo.

· Problémico.

· De búsqueda parcial o heurístico.

· Investigativo.

II.- LOS MÉTODOS DE ENSEÑANZA EN LOS DISTINTOS TIPOS DE CLASES DE LA

SECUNDARIA BÁSICA.

En el proceso de docente educativo de la escuela media básica cubana se destacan en estos

momentos cuatro tipos de clases o formas de organización del proceso; estas son:

- Clase de televisión.

- Clase de video.

- Clase frontal.

- Clase de software educativo.

La clase frontal puede ser además de tratamiento de nuevo contenido o de consolidación. A

esta última deben dedicársele 10 horas semanales en la escuela. La clase de video es utilizada

en las asignaturas priorizadas (Matemática, Español e Historia) y Física; el resto de las

asignaturas utilizan las clases de televisión. La clase de software educativo puede ser utilizada

en cualquier asignatura en dependencia de la dosificación que hayan hecho el maestro o el

responsable de la asignatura, teniendo en cuenta el arsenal de programas de computación

educativos con que se cuente en el centro.

Con respecto a los métodos más usados históricamente se destacan aquellos que responden a

la primera clasificación mencionada anteriormente, en función del grado de participación de los

sujetos, es decir, el expositivo, el de elaboración conjunta y el de trabajo independiente.

Es de destacar que con la implantación de las clases de televisión y de video se han dado una

serie de orientaciones a los maestros y profesores que facilitan un mejor uso de estos

importantes medios audiovisuales. Así por ejemplo, se señalan cuatro pasos a tener en cuenta

para su uso, que resumidamente son:

1. Días antes de la transmisión del espacio televisivo o proyección del video.

2. Antes de la transmisión del espacio televisivo o proyección del video.

3. Durante la transmisión del espacio televisivo o proyección del video.

4. Posterior a la transmisión del espacio televisivo o proyección del video[ix].

Estas orientaciones no tenían en cuenta la posibilidad de que el maestro pudiera interrumpir en

algún momento la proyección del video; materiales editados posteriormente[x] si preveen dicha

posibilidad teniendo en cuenta el conocimiento que tenga el profesor del diagnóstico de sus

estudiantes, así como del dominio de la asignatura y de cómo transcurre el proceso y las

dificultades que puedan surgir.

Es necesario insistir en que la posibilidad de interrumpir la proyección del video, debe estar

didácticamente fundamentada y debe responder a un trabajo de preparación previa del

profesor.

Tomando en consideración estos aspectos, el autor de este artículo es partidario de que los

profesores generales integrales deben incorporar al arsenal de métodos de que disponen,

aquellos que responden a la tercera clasificación señalada de acuerdo al grado de estimulación

de la actividad productiva y que promueven una enseñanza desarrolladora.

Por otra parte, independientemente de que cada videoclase constituya un todo único desde el

punto de vista didáctico, quien conduce el proceso de enseñanza aprendizaje de los escolares

que están en el aula sigue siendo el profesor general integral, al que le corresponde no solo

planificar el objetivo al que se aspira lograr, sino además determinar la vía que usará para

consumarlo, lo cual transita inobjetablemente por la elección del método.

II.1.- Algunas precisiones respecto a la forma de impartición de la Física Elemental en las

condiciones actuales.

Teniendo en cuenta lo que se plantea en el programa de Física para la Secundaria Básica

cubana, se hace necesario subrayar que está concebido que el docente introduzca en sus

clases, ya sean por video (de hecho el estilo de las clases de los teleprofesores es según esta

óptica) o de consolidación, aquellos elementos que caracterizan la actividad científica

investigadora contemporánea; por lo que de hecho en sus clases estaría presente el método

científico experimental, el que se corresponde con el método investigativo visto anteriormente.

A continuación se ofrecen algunos argumentos que justifican este proceder:

En la enseñanza de todas las disciplinas se llevan a cabo cambios de menor o mayor

envergadura cada cierto tiempo. Ello está determinado por la obligación de adecuar sus

objetivos, contenido, métodos y formas de trabajo, a las exigencias de la sociedad de la época

dada, y también por el desarrollo alcanzado en las concepciones que se tienen acerca del

proceso de enseñanza-aprendizaje.

Ello tiene especial interés en la etapa actual de desarrollo de la didáctica de las ciencias, en

particular de la Física, por cuanto en los últimos años se ha llegado a cierto consenso acerca

de la necesidad de reorientar la enseñanza en determinadas direcciones., en particular, debe

prestársele singular atención a que las clases de Física se desarrollen teniendo en cuenta no

solo los aspectos tradicionalmente considerados distintivos de la investigación científica:

acotamiento de la situación examinada, formulación del problema, planteamiento y

argumentación de hipótesis, elaboración de estrategias de solución del problema, contrastación

y análisis de los resultados obtenidos; sino además reflejar ciertas características esenciales de

dicha actividad, entre ellas: su naturaleza social, su acentuada orientación práctica, su carácter

de empresa colectiva, el empleo de computadoras y la creciente integración de diferentes

ramas de la ciencia y de la tecnología.

Para darle un tratamiento didáctico acertado a estos requerimientos, el proceso de enseñanza

aprendizaje de la Física en Secundaria Básica debe estar estructurado de la siguiente forma:

· Planificar el estudio de cada una de las unidades en forma de sistemas de tareas, o

actividades cuidadosamente diseñadas, a fin de dirigir eficientemente la actividad de los

alumnos. Las tareas pueden ser de muy diversos tipos: de reflexión acerca del interés del tema

considerado, de planteamiento de preguntas o problemas, de búsqueda de información, de

cálculo, de mediciones, experimentales, de elaboración de sumarios, de confección de

informes, de comunicación de resultados, etc.

· Comenzar cada unidad con tareas dirigidas a revelar la experiencia que ya tienen los alumnos

sobre el tema en cuestión (lo que contribuye a articular dicha experiencia con el nuevo

contenido) y a hacerlos reflexionar sobre el interés social y personal de dicho tema (lo cual

ayuda a que el estudio que van a realizar adquiera sentido para ellos).

· Continuar con tareas en que se proponga plantear posibles cuestiones de interés, a responder

a lo largo del estudio de la unidad (esas interrogantes definen la problemática general a

investigar). Todo esto contribuye a formar en los alumnos una idea global inicial, aunque aún

superficial, del tema en estudio, y desarrolla su motivación.

·Las siguientes tareas deben servir para dar respuesta a las preguntas formuladas al inicio,

para ahondar en la imagen global inicial que se ha formado. Se trata de que cada nueva tarea

que se lleve a cabo constituya una profundización y ampliación del estudio que se está

realizando. Por otra parte, como en cualquier estudio, en este proceso surgirán nuevas

preguntas o problemas, que también habrá que considerar.

· Combinar diversas formas de trabajo: diálogo entre el profesor y los alumnos; trabajo

individual; trabajo en equipos, en el aula y fuera de ella; intercambio entre los equipos;

discusión y puesta en común en todo el grupo de los resultados obtenidos.

· Culminar cada unidad con tareas de sistematización y consolidación. Entre ellas, tareas en

que se proponga a los alumnos, relacionar los conceptos e ideas esenciales considerados en la

unidad, elaborar cuadros sinópticos y resúmenes, responder otra vez las preguntas formuladas

al inicio, plantear nuevas cuestiones que pudieran ser de interés y que han quedado sin

resolver, etc. Esto contribuye a formar una nueva imagen global, ahora más profunda y

coherente, del tema estudiado.

· Evaluar no solo determinados conocimientos y habilidades, como ha sido habitual hasta

ahora, sino además: las ideas que tienen los alumnos acerca de la rama de la ciencia en

cuestión, acerca de la importancia de los diferentes temas estudiados, de su relación con los

problemas de la humanidad y de nuestro país; la experiencia adquirida por ellos para realizar

algunas acciones características de la actividad investigadora, en particular, para plantear y

resolver preguntas o problemas; la actitud que manifiestan y las valoraciones que hacen al

analizar diversas situaciones. etc. Se comprende que en la evaluación de semejantes aspectos

deben ser utilizadas las cotidianas actividades de aprendizaje, como suelen ser la participación

en las discusiones de clase, la búsqueda de información, la elaboración de informes, la

comunicación de resultados, la realización de actividades de laboratorio, etc.

 

CONCLUSIONES

· La elección correcta y consecuente aplicación del método de enseñanza adquiere vital

importancia dentro de la estructuración didáctico-metodológica de la clase y de ello dependerá,

en gran medida, el éxito de la misma.

· La enseñanza de la Física exige la aplicación creadora del método científico experimental.

· La clase de Física Elemental puede y debe contribuir a la socialización del contenido de la

ciencia al demostrar su implicación práctica en la vida, favorecer el disfrute pleno de la

actividad creadora del estudiante y el desarrollo de su independencia cognoscitiva.

 

CITAS Y REFERENCIAS

[i] Rosental, M.; Ludin, P. Diccionario filosófico. La Habana: Edición Revolucionaria, 1984. —

p.313.

[ii] Klingberg, L. Introducción a la Didáctica General. La Habana:Editorial Pueblo y Educación,

1986.—p.143.

[iii] CF: Danilov, M.A.; Skatkin, M.N. Didáctica de la Escuela Media. La Habana: Editorial

Pueblo y Educación, 1985, p.211.

[iv] Baranov, S. P. Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1989. —p. 118.

[v] Pedagogía. Colectivo de autores. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1984. —p.246.

[vi] Bermúdez S., R.; Rebustillo M. Teoría y metodología del aprendizaje. La Habana: Editorial

Pueblo y Educación, 1996.. p. 89.

[vii] CF: Alvarez de Zayas, C. La Escuela en la Vida. 1992 p. 38

[viii] Bermúdez Sarguera,R; Rodríguez Rebustillo,M. Teoría y Metodología del Aprendizaje. La

Habana:Editorial Pueblo y Educación, 1996,106 pp.

[ix] III Seminario Nacional para Educadores. MINED. Noviembre del 2002. Tabloide.

[x] Tabloide No. 1. TV Educativa. Enseñanza secundaria y Superación para Maestros. Sept.

2003-Ene. 2004.

BIBLIOGRAFÍA

Alvarez de Zayas, C. La Escuela en la Vida. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1992.--

178 pp.

Baranov, S. P. Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1989. —356 pp.

Bermúdez S., R.; Rebustillo M. Teoría y metodología del aprendizaje. La Habana: Editorial

Pueblo y Educación, 1996.-- 106 pp.

Danilov, M.A.; Skatkin, M.N. Didáctica de la Escuela Media. La Habana: Editorial Pueblo y

Educación, 1985.-- 186 pp.

Enseñanza de la Física Elemental. Dr. Pablo Valdés castro [et al]. La Habana: Editorial Pueblo

y Educación, 2002.--77 pp.

Klingberg, L. Introducción a la Didáctica General. La Habana:Editorial Pueblo y Educación,

1986.—447 pp.

Landa Peláez, L.C. La Superación Postgraduada en Física para los profesores de Secundaria

Básica del municipio de Camagüey. Tesis en opción al título de Máster en Ciencias de la

Educación. Camagüey, 2002. .— 96 pp.

Pedagogía. Colectivo de autores. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1984.-- 547 pp.

Rosental, M.; Ludin, P. Diccionario filosófico. La Habana: Edición Revolucionaria, 1984. —498

pp.

III Seminario Nacional para Educadores. MINED. Noviembre del 2002. Tabloide.

Tabloide No. 1. TV Educativa. Enseñanza secundaria y Superación para Maestros. Sept. 2003-

Ene. 2004.

 

AUTOR

MsC. Luis C. Landa Peláez.

Entidad: Universidad Pedagógica “José Martí”. Departamento de Ciencias Exactas.

Título académico: Máster en Ciencias de la Educación.

Categoría docente: Profesor Asistente.

Dirección del centro de trabajo: Carretera de Circunvalación Norte. Km. 5½. Camagüey. Cuba.

Síntesis curricular:

El autor es graduado de la Licenciatura en Educación en la especialidad de Física y

Astronomía en el curso 1979-1980. Ha sido profesor principal de la disciplina y de la carrera

durante más de 10 años. Tiene publicados varios artículos, de ellos 5 de carácter internacional.

Igualmente ha participado como autor en numerosos eventos de carácter científico pedagógico.

Cursó y defendió con éxito la maestría en Ciencias de la Educación en el año 2002 en el

Centro de Estudios de Educación Superior de la Universidad de Camagüey.

 

MsC. Luis C. Landa Peláez

landa@cmw.rimed.cu