¡Allá vamos, chicos!

por Carlos Trevisi (ISBN 84-96226-26-3)

“Allá vamos, chicos” es un libro que aborda el momento actual, la relación de los padres con la escuela, la actividad del maestro ante las novedades que imponen las nuevas tecnologías, modelos  de gestión didáctica, un “test” para que el maestro evalúe su propia gestión a partir de las actitudes antes bien que de los contenidos, y más de cien conexiones a Webs de instituciones y personajes de la actualidad a los que se alude en la obra.                           

Un libro para la "trinchera" educativa

Por alguna razón que imaginamos íntimamente ligada a la política, nunca se habla claro respecto del tema educativo. Casi todo lo que se escucha es que falta presupuesto y que los padres son los responsables del desaguisado.

A nadie se le ha ocurrido pensar que buena parte de la responsabilidad es de la obsoleta formación que reciben  los maestros.  Si bien víctimas del atropello al que los someten los jóvenes (y las familias), también son sus victimarios: el docente ha quedado fuera de juego en un tablero en el que la relación enseñar-aprender continúa estableciéndose a partir de la impartición de contenidos en tanto "datos", con total descuido de la esfera de las actitudes en el orden pedagógico y  en el manejo de nuevas tecnologías en lo didáctico. Claro está que el maestro no puede hacer aquello para lo que no está capacitado. Su formación no contempla la MOTIVACIÓN   como recurso indispensable en el proceso "enseñar-aprender", ni el plano ACTITUDINAL,  que aborda el CONOCIMIENTO integralmente,  como resultado de una permanente vigilia ante el aluvión  de estímulos al que nos somete el mundo en el que vivimos.

El libro plantea un vuelco en esa relación y pretende alertar a los maestros y a los padres que hemos comenzado a vivir un mundo nuevo del que necesariamente debemos participar junto a nuestros chicos, y que eso no lo lograremos explicando cuánto mide el Tajo ni aprendiendo las guerras que sostuvo Felipe II en Flandes. Lo nuestro es  la participación, la investigación y el desarrollo de una metodología en la que el verdadero sujeto del aprendizaje es el alumno y los "datos" una circunstancia más entre otras  que ellos mismos descubrirán.
Acaso el trabajo rompa los esquemas de lo que es habitual. Aspira, sin embargo,  a que los maestros, profesores y padres asuman que  es perfectamente posible allanar el camino hacia el encuentro. Para ello plantea la necesidad del uso de nuevos recursos y nuevos materiales en los que todos, alumnos, padres y maestros podamos participar.

El libro que contiene  ejercitación que autoriza abundante  práctica ,  aborda los contenidos que imponen las circunstancias  curriculares y  la investigación a la que se impulsa a los alumnos a través de la elección de temas de su propia iniciativa. Cuando se trata de un programa para jardín de infantes su estrategia y desarrollo queda en manos del docente, pero las iniciativas parten de los chicos. Se trata de programas "taylor-made" que no aspiran a competir en el mercado; sólo a exponer ante el cuerpo docente la factibilidad de usar el ordenador en respuesta a la importancia que debe asignársele como recurso indispensable en el proceso enseñanza-aprendizaje.

El libro, que contiene todas las explicaciones del caso para el desarrollo de los programas con soporte de soft,   tiene más de 100 conexiones a páginas de Internet que abundan en detalles respecto de personas e instituciones.

En síntesis: "Respecto del "dato" está claro que el genitivo de "templum" es "templi", lo que es un binomio suma al cuadrado o que en Barcelona hay humedad. Lo que no está claro es para qué aprender latín, matemática o geografía o cómo lograr que los datos se dinamicen y entronquen en un proyecto más vasto, donde cambien de perspectiva y favorezcan la recreación del aprendizaje en lo que tiene de vital: transformar un individuo en persona".

En respuesta a esa "oscuridad" se ha  elaborado  este trabajo.

Para adquirir "Allá vamos chicos" dirigirse a

informese@fundacionemiliamariatrevisi.com