Ley 1420 de Educación

Argentina, 1884

INFORMACION SOBRE LA LEY 1420 DE EDUCACION

 

Debe entenderse en el contexto del positivismo como marco teórico hegemónico. A continuación algunos datos contextuales respecto a la ley y su espíritu:

 

Positivismo

 

Para el positivismo, el orden, está al servicio del progreso. No se trata de un orden teológico ni metafísico, es un orden concreto, cuya finalidad es el progreso material de las naciones. De este modo, la nación, a fin de alcanzar su identidad, requiere de un sistema educativo nacional al servicio de este proceso de orden y homogeneización.

 

Hacia 1880, Argentina concretaba el proyecto político de los vencedores de Caseros. El modelo político ya se encuentra consolidado y las elites terratenientes, dirigentes y financieras se unifican y conforman una hegemonía política. Argentina se inserta en los nuevos mercados internacionales a través del modelo agro exportador. La baja cantidad

de población más la carencia de riquezas mineras, se había orientado hacia el desarrollo agropecuario extensivo.

 

Apuntar a la incorporación al proyecto modernizador a la población nativa del interior suponía un esfuerzo demasiado largo y costoso, además de una redistribución de las tierras que nadie estaba dispuesto a hacer. La respuesta inmediata más eficaz fue el flujo inmigratorio europeo ya que ellos no solo traerían nuevas costumbres democráticas y liberales sino también técnicas de trabajo y producción que aquí no se conocían.

 

Como consecuencia, a la población nativa, que tenía rasgos culturalmente insatisfactorios a los ojos de la élite dirigente y requería una reeducación, se agrega enorme masa de inmigrantes de diverso origen. En síntesis, la gran cantidad de extranjeros, comenzaba a presentar problemas de asimilación y contención social, en este sentido, adquiere una importante dimensión la necesidad percibida de implementar un sistema nacional de educación.

 

Bertoni analiza esta dimensión política de la construcción de la nacionalidad a través de las festividades escolares a través de las cuales se genera un historia "mítica" nacional.

 

La necesidad de una sociedad más eficiente, más productiva y ordenada era la que demandaba un sistema educativo. Efectivamente, el dogma positivista es el de derrotar la ignorancia y el oscurantismo a través de la educación.

 

Respecto al sistema educativo, hacia 1870, Argentina no contaba con un sistema escolar único. Esto no quiere decir que no hubiera escolarización, por el contrario al escuela elemental tenía amplia difusión, aunque la acción del estado fuera limitada, en este sentido.

 

Situación educativa

 

-          Dispersión: el territorio no estaba integrado.

 

-          Heterogeneidad: Sistema Lacanteriano, didáctica herbertiana, catequesis.

 

-          Disparidad (primeras letras, o colegios preparatorios)

 

-          Ausencia del Estado

 

-          Despreocupación política (a pesar de los antecedentes de Belgrano y Rivadavia)

 

-          Magisterio: corporativo y en conflicto con el estado

 

-          Falta de profesionalidad (Por la falta de docentes profesionales, es que Sarmiento crea la Escuela Normal de Paraná) El positivista español José María Torres fue quien le dio el perfil.

 

La creación de sistemas educativos nacionales, buscaba armonizar la educación popular con las instituciones patrias, para uniformarlas con los progresos de la verdadera civilización.

 

Scalabrini formó gran cantidad de maestros comtiano darwinistas, que, en el momento de creación del Sistema Educativo Nacional, se dispersaron sobre el territorio con el dogma de la ciencia positiva, creando una nueva sociedad: moderna, europeizada, republicana y progresista.

 

El positivismo adquiere entonces la dimensión de filosofía hegemónica oficial.

 

En este marco, aparece la ley 1420 que fundamentada en el diagnóstico de necesidades nacionales establecerá una educación universal y gratuita conforme a los ideales del laicismo positivista y el objetivo de formar un espíritu hegemónico nacional.

 

La ley 1420 (1884), resumiendo los postulados del Congreso pedagógico de 1882, establece que la educación ha de ser universal, común, mixta, gratuita, obligatoria y neutra.

 

La ley, (válida para Capital Federal y los territorios nacionales), establecía:

 

1-        Qué el Estado es el responsable de la educación pública

 

2-        Que el gobierno colegiado a través del Consejo Nacional de Educación y los Consejos de Distritos

 

3-        Se financia la educación primaria (Fondo Escolar permanente)

 

4-        Se estimula la creación de jardines de infantes, escuelas para adultos y en caso de necesidad, escuelas ambulantes

 

5-        Se establecen contenidos mínimos de lengua nacional, historia nacional y geografía nacional

 

6-        Se Normatiza la construcción de edificios escolares y cuestiones de sanidad escolar

 

7-        Se Normatiza la actividad docente, asegurando formación, estabilidad y derecho al retiro

 

8-        Se promueve la creación de bibliotecas populares

 

9-        Se establece la Inspección Estatal sobre escuelas particulares

 

En 1905, una legislación complementaria autoriza que a demanda de las provincias la Nación se ocupara de satisfacer las necesidades educativas. El sistema se constituye a nivel nacional y la matrícula se expande notablemente.

 

La didáctica positivista, se fundamentaba naturalmente en el experimentalismo. Y la metodología debe responder al espíritu científico. Mercante afirmaba claramente un orden de prioridades: lo primero debía ser el programa, lo segundo el procedimiento; lo primero, la ciencia, lo segundo, el arte de trasmitirla.

 

De este modo, tal como afirma Tedesco, podemos observar que la didáctica positivista estuvo basada en un doble reduccionismo:

 

a)         Limitar la metodología de la enseñanza, a la psicología evolutiva y a la teoría del aprendizaje (reduccionismo que aún suele mantenerse en la actualidad)

 

b)         Limitar, la psicología a la biología.

 

De este modo, era posible fundamentar una teoría conservadora sobre bases científicas experimentales.

 

Para el positivismo, el orden, está al servicio del progreso. No se trata de un orden teológico ni metafísico, es un orden concreto, cuya finalidad es el progreso material de las naciones. De este modo, la nación, a fin de alcanzar su identidad, requiere de un sistema educativo nacional al servicio de este proceso de orden y homogeneización.

 

Hacia 1880, Argentina concretaba el proyecto político de los vencedores de Caseros. El modelo político ya se encuentra consolidado y las elites terratenientes, dirigentes y financieran se unifican y conforman una hegemonía política. Argentina se inserta en los nuevos mercados internacionales a través del modelo agro exportador. La baja cantidad de población más la carencia de riquezas mineras, se había orientado hacia el desarrollo agropecuario extensivo.

 

Apuntar a la incorporación al proyecto modernizador a la poblacion nativa del interior suponía un esfuerzo demasiado largo y costoso, además de una redistribución de las tierras que nadie estaba dispuesto a hacer. La respuesta inmediata más eficaz fue el flujo inmigratorio europeo ya que ellos no solo traerían nuevas costumbres democráticas y liberales sino también técnicas de trabajo y producción que aquí no se conocían.

 

Como consecuencia, a la población nativa, que tenía rasgos culturamente insatisfactorios a los ojos de la élite dirigente y requería una reeducación, se agrega enorme masa de inmigrantes de diverso origen. En síntesis, la gran cantidad de extranjeros, comenzaba a presentar problemas de asimilación y contención social, en este sentido, adquiere una importante dimensión la necesidad percibida de implementar un sistema nacional de educación.

 

Bertoni analiza esta dimensión política de la construcción de la nacionalidad a través de las festividades escolares a través de las cuales se genera un historia "mítica" nacional.

 

La necesidad de una sociedad más eficiente, más productiva y ordenada era la que demandaba un sistema educativo. Efectivamente, el dogma positivista es el de derrotar la ignoracina y el obscurantismo a través de la educación.

 

Respecto al sistema educativo, hacia 1870, Argentina no contaba con un sistema escolar único. Esto no quiere decir que no hubiera escolarización, por el contrario al escuela elemental tenía amplia difusión, aunque la acción del estado fuera limitada, en este sentido.

 

Situación educativa:

 

-          Dispersión: el territorio no estaba integrado.

 

-          Heteroegenidad: Sistema lacanteriano, didactica herbertiana, catequesis.

 

-          Disparidad (primeras letras, o colegios preparatorios)

 

-          Ausencia del Estado

 

-          Despreocupación política (a pesar de los antecedentes de Belgrano y Rivadavia)

 

-          Magisterio: corporativo y en conflicto con el estado

 

-          Falta de profesionalidad (Por la falta de docentes profesionales, es que Sarmiento crea la Escuela Normal de Paraná) El postivista español José María Torres fue quien le dio el perfil.

 

La creación de sistemas educativos nacionales, buscaba armonizar la educación popular con las instituciones patrias, para uniformarlas con los progresos de la verdadera civilización.

 

Scalabrini formó gran cantidad de maestros comtiano darwinistas, que, en el momento de creación del Sistema Educativo Nacional, se dispersaron sobre el territorio con el dogma de la ciencia positiva, creando una nueva sociedad: moderna, europeizada, republicana y progresista.

 

El positivismo adquiere entonces la dimensión de filosofía hegemónica oficial.

 

En este marco, aparece la ley 1420 que fundamentada en el diagnóstico de necesidades nacionales establecerá una educación universal y gratuita conforme a los ideales del laicismo positivista y el objetivo de formar un espíritu hegemónico nacional.

 

La ley 1420 (1884), resumiendo los postulados del Congreso pedagógico de 1882, establece que la educación ha de ser universal, común, mixta, gratuita, obligatoria y neutra.

 

La ley, (válidad para Capital Federal y los territorios nacionales), establecía:

 

1-        Qué el Estado es el responsable de la educación pública

 

2-        Que el gobierno colegiado a través del Consejo Nacional de Educación y los Consejos de Distritos

 

3-        Se financia la educación primaria (Fondo Escolar permanente)

 

4-        Se estimula la creación de jardines de infantes, escuelas para adultos y en caso de necesidad, escuelas ambulantes

 

5-        Se establecen contenidos mínimos de lengua nacional, historia nacional y geografía nacional

 

6-        Se Normatiza la construcción de edificios escolares y cuestiones de sanidad escolar

 

7-        Se Normatiza la actividad docente, asegurando formación, estabilidad y derecho al retiro

 

8-        Se promueve la creación de bibliotecas populares

 

9-        Se establece la Inspección Estatal sobre escuelas particulares

 

En 1905, una legislación complementaria autoriza que a demanda de las provincias la Nación se ocupara de satisfacer las necesidades educativas. El sistema se constituye a nivel nacional y la matrícula se expande notablemente.

 

La didáctica positivista, se fundamentaba naturalmente en el experimentalismo. Y la metodología debe responder al espíritu científico. Mercante afirmaba claramente un orden de prioridades: lo primero debía ser el programa, lo segundo el procedimiento; lo primero, la ciencia, lo segundo, el arte de trasmitirla.

 

De este modo, tal como afirma Tedesco, podemos observar que la didáctica positivista estuvo basada en un doble reduccionismo:

 

a)         Limitar la metodología de la enseñanza, a la psicología evolutiva y a la teoría del aprendizaje (reduccionismo que aún suele mantenerse en la actualidad)

 

b)         Limitar la psicología a la biología.

 

De este modo, era posible fundamentar una teoría conservadora sobre bases científicas experimentales.

 

 

CONTEXTO educativo

Invítese usted a nuestra revista

 

     CONTEXTO educativo es una revista cultural que publica investigaciones, ensayos, revisiones, reseñas, debates y entrevistas originales e inéditos producidos en cualquier país en los siguientes idiomas: español, inglés, francés, portugués (Brasil) e italiano, y cuyos contenidos estén relacionados con la cultura y sus contextos: política, economía, filosofía, sociología, ciencia, literatura, educación, ecología, tecnología y sus conexiones.

 

               revista Contexto educativo