Jesús Carrasco Vázquez

 

Uno se imagina a un historiador como alguien con personalidad apacible, dado a la lectura -lo cual conlleva un ambiente recatado, sedentario, con espacios para la reflexión. Pues así es como cualquiera puede imaginarse a Jesús Carrasco. Y no se equivoca. La dedicación que dispensa a la cátedra es total. Su interés por el trabajo, arduo por otra parte, no tiene parangón. Su originalidad consiste, sin embargo, en que es un alborotador de circunstancias. Una personalidad avasalladora que no sólo reúne las características de un investigador -apabulla con información- sino que agrega las de un ejecutivo preciso que no escatima inventiva. A lo largo de mi vida -que no ha sido corta y siempre en el ámbito de la educación-, pocas veces me he topado un profesional de sus características.  Dando clase no sólo transmite  sino que  compromete, obliga.  Es un torbellino que cada vez que pregunta "¿Recuerdan que lo vimos cuando...?" uno  siente la necesidad de salir disparando para rebuscar el dato. Incansable, organizador neto, amable pero directo, de gran nivel con dominio de la barricada.

 

Su obra

 

             El origen cultural como instrumento de exclusión social.

          Los monjes banqueros de Sopetrán

          El relevante papel económico de los conversos portugueses

          Don Alfonso de Alcocer: Un ejemplo de la perpetuación de la memoria

          El precio de la piedad: los Mendoza y el Patronazgo de Sopetrán

          Integración forzada de la villa de Hita en la economía europea del siglo XVI

            

 Tesis doctoral de Jesús Carrasco Vázquez

Ampliar con más artículos en  http://dialnet.unirioja.es/servlet/extaut?codigo=9479#Tesis

 

            Judeoconversos portugueses ante la Inquisición en la España del Conde Duque de Olivares.

            Moriscos y marranos: una colaboración interesada en un momento crítico (1610)

 

         Breve historia de la mujer, por Jesús Carrasco Vázquez

             Análisis de una subordinación en razón del género.

                Edita: Ayuntamiento de Guadarrama (28440), Madrid. España: "Es vergonzoso tener que reconocer, a estas alturas del devenir histórico, que es preciso recordar la subordinación en la que todavía vive la mujer. Y es necesario hacerlo porque  porque sus derechos como personas siguen sin serle reconocidos en muchas sociedades, algunas de ellas pertenecientes al llamado "mundo occidental"