El PP, el PSOE y la ciudadanía

por Carlos A. Trevisi

Agosto de 2010

 

La ignorancia desorienta la apreciación de cualquier contenido porque sus argumentos no son válidos: la ignorancia  no alcanza a ver; apenas si mira. Percibe que algo pasa  pero es incapaz de la reflexión. Idiotizada  por el medio, la gente, cuya incapacidad de discernimiento le impide distinguir lo importante de lo accesorio, se lanza  a condenar a los demás  sin conocimiento de causas. 

Los medios han impulsado  la opinión ligera  y el derecho que nos asiste a expresarla.  Nos han enseñado a  “ver” diferencias,  pero no semejanzas. Para discernir diferencias no hace falta reflexión. ¿Quién no distingue un perro de una mariposa? Pero ver las semejanzas entre ambos animales exige reflexión y conocimiento.

Lo mismo pasa con la vida: las relaciones entre los hombres difícilmente terminen en encuentro porque al toparnos con los “adentros” de los demás no somos capaces de compartirlos porque no vemos.  Carlos  A. Trevisi (FEMT)

***

¿Qué se puede agregar a lo que vemos cotidianamente en el ámbito de la política? Acaso que sería imprescindible que el gobierno planteara una estrategia que se correspondiera con la del enemigo. Y digo "enemigo" a sabiendas de lo que digo. Ya no hay quienes opinan distinto; hay enemigos. Y no sólo en la política. En todos los órdenes. El afán del éxito por el éxito mismo, como si estuviera en disputa el resultado de un partido de tenis, tiene frustrados a la gran mayoría de los españoles.  Tampoco nos engañemos respecto del origen de tal afán. Se es exitoso cuando se tiene poder o dinero. Lo demás no cuenta.

La política es el resumidero donde se cuecen ambas heces. Y es así porque, se piense como se pensare, la democracia está acabada: es apenas el comisariato donde se debaten intereses que nos son totalmente ajenos y a los que adhieren los políticos  (1) (2) según ganen o pierdan la subasta a la que se someten. Claro está que para haber llegado a ese extremo ha sido necesario someternos a nosotros, la ciudadanía, a una idiotización tal que nos ha llevado, paulatinamente, a perder capacidad reflexiva.(3)

Nos movemos por la superficie de las cosas. Los políticos, que no son más lúcidos que nosotros como no sea en que se mueven en un terreno sumamente fértil para llevar a cabo sus fechorías (4), se manejan como pez en el agua: los conservadores como tiburones, como que tienen sus intereses cruzados con el poder económico y con la iglesia -con minúscula-, claro. Los demás como boquerones, el PSOE, por ejemplo, un partido que ante los logros del mundo del bienestar a los que ha impulsado y con los que sin duda ha cooperado, ha quedado desvalido; no tiene identidad propia.

Y esto no es una mera casualidad.

Al PP lo caracteriza una marcada vocación nacionalista, adhesión a la iglesia, a la que no  le presta mucha militancia salvo cuando sirve a los intereses del partido (5); rechazo de la inmigración; desinterés para llevar adelante proyectos progresistas; militancia activa a partir de iniciativas de organizaciones con intereses cruzados con la política; escasa o  ninguna vocación en el mejoramiento de las condiciones socio-económicas de la población más necesitada; prioridad a la enseñanza privada en detrimento de la pública, a la que retacea presupuesto (6) (7); privatizaciones en el ámbito de la salud; privatización de la seguridad; enjundia en atender los intereses empresariales aunque desmedren el laboral, y por sobre todas las cosas una clara adhesión al neoliberalismo (8), fuente de su razón de ser. Según lo demuestran las últimas elecciones varios millones de españoles sustentan estos intereses. Muchos de ellos adhieren parcialmente, pero no dudan en votarlo ante la certeza de que el PP les ofrece un marco ideológico firme,  alienta su enfado contra los inmigrantes y sus alegrías cuando fustigan a Zapatero.

Al PSOE, por el contrario, la indefinición de su marco ideológico lo descarta:  no se pueden autodefinir como socialistas cuando en realidad son capitalistas "benignos" que cuando se precipitan los escándalos que promueve el capitalismo no tienen más remedio que obedecer lo que manda el poder (9).  Los últimos acontecimientos así lo demuestran (ayuda a la banca, sueldos de los funcionarios, pensiones, etc.). El ideario del PSOE no contempla un rechazo de la inmigración pero se encuentra ante el dilema de que sus bases no están del todo convencidas de que favorece a España; más bien piensan que abarata los salarios y desplaza a los españoles más necesitados. El PSOE, a la luz de lo que ha hecho durante su gobierno  no ha entendido que el progreso no se da en el sólo hecho de manejar nuevos recursos tecnológicos,  sino en consustanciar a la gente con ellos para recrear  nuevas circunstancias que se inserten en todos los campos: desde la educación hasta lo empresarial. Esta falla es especialmente grave porque se favorecen iniciativas privadas en materia de investigación y desarrollo a la que sólo pueden acceder unos pocos y en pos de proyectos que no siempre atienden necesidades sociales sino mas bien sectarias. El PSOE no tiene militancia. Tiene caudillejos que anulan cualquier iniciativa en los ámbitos locales (el símbolo de esto es Simancas, en Madrid, un gran incompetente que ha desaparecido de la escena pero sigue viviendo de la política). El PSOE no puede convocar una manifestación porque no hay organización que lo respalde; ni siquiera los sindicatos,  que no tienen respuesta de las fuerzas del trabajo. En el ámbito de la educación el PSOE no ha conseguido evitar la deriva de alumnos de la escuela pública a la privada. Un gran número de militantes envía sus hijos a escuelas privadas porque reconocen el estado de calamidad en que se encuentra la enseñanza pública. El caudillismo arropa a los incapaces y posterga a todos los que tienen mucho que decir en este ámbito: son los que se dan cuenta de que el problema de la educación no es el presupuestario;  es la relación conflictiva que hay entre padres y maestros; entre extranjeros y nativos y el despropósito de una educación que sigue enseñando cuánto mide el Everest pero no fomenta lo actitudinal: la imaginación, la investigación, lo relacional, la emotividad. Finalmente, si bien el PSOE no adhiere al neoliberalismo no tiene soporte  que lo autorice a mantener en alto sus banderas.

Esto es a lo que nos enfrentamos los españoles. Los demás partidos no cuentan como no sea para resolver numéricamente las votaciones en el congreso.

El PP no va a cambiar de estrategia; ni tiene porqué. La táctica implementada se corresponde con ella y no le puede ir mejor. Su dirigencia  es falaz. Su meta es alcanzar el poder político. La agresión (un periodista de Intereconomía trató de "zorra" a una ministra), la burla (la procedencia andaluza de Trinidad), el irrespeto por las personas y aquel otro más grave: el institucional (Zapatero vapuleado y las ácidas críticas a los tribunales de justicia según convenga o no lo que resuelvan -(10)-) forma parte de una manera de actuar que, lúcidamente,  enmarca una forma de vida de 10 millones de españoles (11). Su militancia tiene bien claro que Rajoy es un fusible al que los "barones" van sometiendo a sucesivos voltajes que llegado el momento acabarán con él, lo carbonizarán. Nadie le tiene respeto. Es la contrafigura de Aznar, de Aguirre, y de varios otros que guardan silencio (por ejemplo Rato) mientras elaboran un "plan B" que termine con el pobre hombre (si con Rajoy al frente tienen una voluntad de voto que supera ampliamente al PSOE no quiero pensar lo que va a pasar cuando "pongan" a otro).

Además, ¿Por qué va a cambiar su estrategia un partido que tiene una cantidad enorme de representantes imputados en cuanto negocio ilícito hay si a la gente que lo vota no le importa? Uno de ellos, uno con pinta de gangster,  llegó a decir que su éxito en las elecciones avalaba su inocencia**.

El PSOE , sin cambiar su estrategia -ya está atado a ella, lo lleve donde lo llevare- aunque sí de táctica, tiene que adaptarse a la guerra que lo enfrenta al PP  y que hasta el momento no ha hecho más que eludir. Podría seguir así, sin entrar en el juego del PP, a la espera de que escampe, pero no tiene tiempo: marzo marca el límite de sus posibilidades. Su problema es que al no tener militancia ni organizaciones que lo respalden o representen,  no hay quién hable por el partido. El País ya no es el mismo prestando apoyo; Público no llega a la mayoría de la gente; hay programas de televisión que tenuemente hablan por el PSOE -o por su tendencia, más bien- Wyoming, la cadena CNN, la Ser -y con algunas reservas-, y poco más. Zapatero no tiene relevo. Ninguno de los hombres capaces -pocos- que integran sus equipos de trabajo podría sucederlo: pertenecen a la "cocina"  del partido, son los que "piensan" el partido pero no sirven para conducirlo. La gran revolución sería una mujer. Se me ocurre Chacón **, pero una mujer embarazada a la que los generales han tenido que hacerle la venia no encajaría en una sociedad machista como la nuestra. Así el secreto sería ahora entrar al trapo e ironizar acerca de la dirigencia del PP. Candidatos no faltan: desde los abdominales de unos hasta las caras "paquetas" (pijas) de otros.

Es evidente que el PP es el partido mejor asesorado para conseguir votos. Si hay 10 millones de ciudadanos que lo votan es porque ha sabido llegar hasta ellos. Esto no lo honra. Ni la meta es válida (tomar el poder para hacer lo que manda el poder económico, que nunca va a responder a los intereses de los españoles), ni la táctica de aplastamiento del oponente por el insulto, la agresión y el desmerecimiento y medias verdades es digna***.

La  pudicia del PSOE tampoco conduce a nada. Uno al final no sabe si son púdicos o simplemente incapaces. Lo que sí sé es que no son falaces. 

Habrá que esperar  para que una nueva generación de políticos como Gallardón, Rato, Carmen Chacón, Alberto Núñez Feijoó, Tomás  Gómez, Artur Más, a los que sumo experimentados como Rubalcaba, Piqué y otros que como el catalán han desaparecido de la escena, desempeñen el rol que les corresponde en virtud de su juventud y merecida  ponderación. Esto, claro, suponiendo que la UE se convierta en realidad y asuma que hay que terminar con la exacción del poder económico, que la democracia sea algo más que el hecho de ir a votar, que logren terminar con la partidocracia  y la ciudadanía aprenda de una vez por todas que sólo con su participación (12) se sustentará el bienestar común. (13)

Notas

*

   Imputados en el partido Popular

La defensa que hace el Partido Popular de todos aquellos que han sido denunciados por el periodismo  e imputados en sucesivas causas en las que se los presume responsables de delitos varios podrán quedar o no exentos de las responsabilidades que se les imputa, pero es innegable que han tenido contacto con dos siniestros personajes -ya presos-:  un tal Correa y otro apelado "El bigotes".

Al margen de lo que se resuelva judicialmente respecto de tales imputados, cabe una pregunta que me he formulado desde que destapó el escándalo: ¿Usted invitaría a su casa a dos tipos con la apariencia de los dos sinvergüenzas de la "trama"?. Yo no me los imagino en mi salón charlando con mi familia acerca de los porqués de la misa en latín o de las ruinas de Mérida o, más simplemente, hablando del Dr. House.

Por lo visto al sonriente valenciano o a la gorda alcaldesa de la cartera roja no les importó mucho alternar con ellos. Claro que este alterne no es significativo de su culpabilidad,  aunque sí de su calidad humana.

 

**

   Carmen Chacón, Ministra de Defensa de España

Cuando veo su imagen retratada en los periódicos, rodeada de militares de alta graduación, generales que en su momento, cuando comenzaban su carrera, jamás hubieran pensado que  una mujer, joven y madre para más dato, pudiera llegar a impartirles  órdenes, me halaga además de emocionarme.

No puedo menos que compararla con otras muchachas  que andan escandalizando por ahí, en los medios, con amenazas sotretas sin fundamento, y sonrisas que denotan su inmadurez, su afán de protagonismo,  hipócritas que halagan  a sus jefes -no menos inmaduros y tontos que ellas.

Esta chica, si se me permite lo de "chica" -tal la familiaridad que la acerca a mi-,  es incomparablemente superior a todo el machismo e ignorancia que habita la política.

¿Podría ser que algún día no muy lejano fuera presidenta de España? Es mi deseo, como  el de muchos otros que  sienten admiración por su encanto femenino, su voluntarismo, inteligencia y afecto  por lo que hace.

A propósito, ¿Usted la vería a esta joven señora departiendo en el salón de su casa con esos dos sinvergüenzas de la trama Gürtel ?

Yo no, que quiere que le diga.

 

***

27 de agosto 2010 . El concejal conservador en Madrid Ángel Garrido ha avisado al secretario general del PSM, Tomás Gómez, de que "ha llevado la contraria al del talante y le van a dar por atrás y por delante" Sin comentarios acerca de la educación del concejal, ni a su aportación al debate. (ver El PP, el PSOE y la ciudadanía)

Referencias

1. El poder de las instituciones que limitan la democracia por Carolina Martín

Los ciudadanos y los políticos han perdido, en el sistema democrático, parte de sus funciones en favor de órganos y organizaciones no electas de carácter nacional y supranacional

2. La democracia huele a podrido, por Carlos Á. Trevisi

La ciudadanía ha prestado poca atención a las elecciones que acaban de celebrarse. Ha sucedido en toda Europa. En España, las derechas que ya no saben con que arma disparar  al enemigo -me refiero al PSOE- , han presentado su triunfo en unas elecciones escaso interés como un referéndum en contra del gobierno.

3. Club Bilderberg

El mundo no “avanzó” sólo para que disfrutemos de móviles multiuso, ni de pantallas de TV de plasma de 2 metros cuadrados, ni trenes Ave, ni, ni, ni… Claro que no. Avanzó también en otros  ámbitos: el sistema ya está en condiciones operativas como para aspirar a  idiotizarnos –aunque más sutilmente- metiéndonos  máquinas –chips- en el cuerpo de modo de poder dominar nuestra voluntad y nuestra inteligencia –ni que decir de la libertad, que ya han comenzado a quitárnosla con el cuento de que la seguridad es ante todo. Si uno lee cuáles son los proyectos a corto plazo que tienen los bilderbergenses se cae de espaldas.

4 Los amos del mundo, por Arturo Pérez Reverte.

Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del computador, su futuro y el de sus hijos. Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o de un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro.

5. El poder de la Iglesia en España, Por: Marcos Roitman Rosenmann (LA JORNADA)

http://www.argenpress.info/2009/11/el-poder-de-la-iglesia-en-espana.html

En España, durante el franquismo, la Iglesia jugó un papel relevante en la consolidación del régimen. Hoy su protagonismo no ha disminuido y su poder se mantiene intacto a pesar que la Constitución de 1978 en su artículo 16.3 señala el carácter aconfesional del Estado.

6. Escuela pública, ciudadanía y democracia, por Carlos A. Trevisi

       La educación pública ha funcionado durante años desde el estado, lo que otrora significaba para la gente que pertenecía a una clase social a la que no alcanzaba la igualdad de oportunidades. Hoy día la educación pública debe llegar, no ya a una clase social, sino a todos los individuos de la sociedad, uno por uno, para que se asuman como personas únicas en sí mismas y como ciudadanos de la “polis”. En la escuela pública se tiene que conseguir que toda la gente sea todo a la vez, porque la escuela pública tiene que brindar una formación tal que autorice a todos los ciudadanos a optar, influir, decidir, participar en la decisión del todo.
7. La realidad educativa española

     España debe aspirar a un sistema educativo al que nada le sea ajeno; tiene que abarcar todas las variables. A diferencia del actual que es rígido, impenetrable y al que le es ajeno nada menos que la realidad, el nuevo tiene que ser homeostático, en permanente equilibrio, abierto, amplio, crítico, dialógico...

8. Las empresas toman la democracia de EE.UU.

    El 21 de enero de 2010 quedará registrado como un día oscuro en la historia de la democracia de Estados Unidos y su declive. Ese día, la Corte Suprema dictaminó que el Gobierno no puede prohibir que las compañías hagan aportaciones económicas en las elecciones.

9. El poder, por Carlos A. Trevisi

Se ha impuesto, y con razón, que las instituciones son relevantes a los efectos de la gobernabilidad. Las instituciones, cualesquiera sean ellas, son el fundamento sobre el que se organizan todas  las vertientes que hacen a la vida en sociedad. Del mismo modo, en general, todos concebimos una “comunidad” como una puesta en común en el afecto donde priman la entrega y  el encuentro fraterno entre sus integrantes. Así como a nadie se le ocurriría depositar la gobernabilidad de una organización desde el afecto –aunque sí de un sano respeto por los intereses de todos los que la integran- tampoco podríamos imaginar  una comunidad estructurada desde el poder, como sucede con las instituciones en las que las  luchas por alcanzarlo son su signo distintivo [...].

10. El lenguaje de la derecha

Si hoy hiciésemos un análisis del lenguaje de la derecha española, nos llevaríamos varias sorpresas. Lo normal en los partidos conservadores occidentales es dulcificar su lenguaje para alcanzar el poder y mostrar dureza (firmeza, afirman ellos) una vez en el Gobierno. En España, esto es al revés. Durante el último Gobierno del PP se siguió hablando del centro reformista (¡qué habrá sido de él!) y del viaje al centro (ya dijo Alfonso Guerra: “De dónde vendrán que aún no han llegado”…, y lo peor, siguen sin llegar).

11. Una sociedad en decadencia Por: Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

La decadencia moral de España se palpa. Aquí no viene al caso la botella medio llena o medio vacía. Aquí hay medición y visión de quienes perciben orden y de quienes perciben progreso del caos. Hay varios modos de medir la decadencia y varias clases de decadencia cuando hablamos de culturas, de civilizaciones o de pueblos. (Ver La España del 2008, por Carlos A. Trevisi)

12. El protagonismo de la gente

La democracia participativa no se plantea como una sustitución de los mecanismos de representación democrática, sino más bien como una forma de afrontar las carencias que muestra dicha democracia. De esta manera, se cuestiona la capacidad limitada de intervención que se da a la ciudadanía en la vida política (votar una vez cada cierto tiempo), que provoca un desentendimiento y una falta de sentido de la responsabilidad, porque la ciudadanía ya tiene unos representantes que profesionalmente se dedican a ello.

13. Una democracia participativa, por Carlos A. Trevisi

Hasta mediados del siglo XX los capitales respondían a los intereses nacionales de los países donde estaban radicados. Las naciones-estado los alentaban, protegían y favorecían. Unos pocos años después de la Segunda Guerra Mundial, al promediar la década del cincuenta, los capitales de las grandes empresas comenzaron su expansión por el mundo. Satisfecha la demanda de los mercados “nacionales” donde estaban localizados, se abrieron a países con alto potencial, como la Argentina y Brasil, que ofrecían garantías a su inversión. De esta manera pasaron a ser empresas “multinacionales”. El tránsito a estos países, en busca de nuevos mercados, se acordaba entre ambos gobiernos: el de origen y el de asentamiento. [...] No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que se convirtieran en “transnacionales”, digamos hacia mediados de la década del 70.

Artículos de interés

El contexto · (ELPAÍS.com) por 15 Jul 2010 ... JOSEP RAMONEDA

    Los políticos, siempre dispuestos a demostrar que la capacidad de hacer el ridículo de los humanos es infinita, se han montado a la ola futbolera, enzarzándose en discusiones grotescas como, por ejemplo, si Rajoy es o no es equiparable a Del Bosque. Los políticos se han agarrado de la selección en busca de empatía con la ciudadanía, y se han puesto ellos mismos la soga al cuello alentando una comparación entre virtud futbolística e incompetencia política que no tiene pies ni cabeza.

 

Porqué y cómo puede caer Zapatero (ArgenPress)

   De todos los gobiernos de Europa, el más débil es el español. En primer lugar, porque la bancarrota capitalista se manifiesta allí con mayor intensidad. La deuda pública ha crecido una enormidad en sólo un año, esto como consecuencia de la recesión y de las operaciones de rescate capitalista a cargo del Estado. Más grave es aun la deuda externa: según el FMI es de 2,5 billones de dólares y según el Banco de España es de 1,7 billones de euros. El PBI ha caído a 990.000 millones como consecuencia de la crisis y de la devaluación del euro.

  1. Los jueces en la política española · ELPAÍS.com

    El Estado de derecho requiere que los jueces sean independientes y puedan tomar sus decisiones con autonomía y sin coacción. ¿Pero qué sucede si, siendo independientes, son parciales y actúan de acuerdo con principios ideológicos? Y, sobre todo, ¿qué hacer si los jueces tienen un sesgo ideológico claro, a favor de ciertas posiciones, que les lleva a enfrentarse a los poderes políticos representativos?

Crisis y derecha por Pedro Chávez, en Público. 12 de agosto 2009

[...] Parecen haber sido olvidadas las palabras del actual presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, del 17 de septiembre de 2008 en las que afirmaba: “Creo en la libertad de mercado, pero en la vida hay coyunturas excepcionales. Se puede hacer un paréntesis en la economía de mercado”. Aquello sonaba a disimulado epitafio de la lógica neoliberal y así pareció ser durante unos meses.[...]

 

Políticos: ¿Cuántos hay honestos?, Por: Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

 

Corporativismo y populismo

    La decisión del gobierno de los jueces ha hecho visibles algunos de los vicios de la democracia española.

 

Liberalismo y democracia, por Joan Prats.
Liberalismo y democracia se encuentran en el "Estado liberal y democrático de derecho", pero son ideas políticas muy diferentes en su nacimiento, presupuestos básicos, historia y evolución. Resulta conveniente analizar estas diferencias para entender el funcionamiento de las democracias formales y su proyección futura.
 

Libertad democrática y tiranía democrática, Joan Prats.
En su último artículo, Joan Prats nos habla de democracia, libertad, igualdad y tiranía. Un sutil análisis de conceptos frecuentemente confundidos, partiendo de una base humanística.
 

Desmontaje del estado de bienestar, por Ignacio Sotelo, El País, 20-05-2008

 

Hay que gobernar la globalización

      Deberían crearse grandes áreas con democracia, libertad comercial y cohesión social que ganasen terreno a la 'selva'. Una podría estar formada por la Unión Europea, Estados Unidos y América Latina. Un objetivo español alcanzable sería el nacimiento de un gran espacio euroamericano

 

La democracia enferma por Rosa María Artal (Público, 25-03-09)

       La democracia vive uno de sus peores momentos históricos. La crisis ha desnudado al sistema y ha dejado al descubierto un esqueleto deforme con el corazón podrido. Sin embargo, aún alienta actitudes que carcomen el cuerpo social –puede que lo haga por mucho tiempo, porque no se le aplica un remedio eficaz–. La ciudadanía pone sus ojos en la política señalando culpables.

  1. GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA: PÉRDIDA DE PODER DEL ESTADO NACIÓN

        Luis Recuenco /miembro de CREA, centro de investigaciones sociales de la UB) Área temática: 6. Economía Mundial, globalización y desarrollo.
        El actual proceso de globalización de la economía impulsa la desnacionalización de la economía y la política nacional pierde progresivamente el dominio sobre aquellas condiciones de producción de las que procedian ganancias por vía tributaria. Los gobiernos tienen cada vez menos influencia sobre empresas que toman sus decisiones de inversión en un horizonte de referencia globalmente ampliado.

     

    Socialdemocracia, fin de ciclo, por Ignacio Ramonet (Le Monde Diplomatique)

    Por sus propios abandonos, abjuraciones y renuncias, a la socialdemocracia europea le toca hoy verse arrastrada hacia el sepulcro... Su ciclo de vida parece acabarse. Y lo más incomprensible es que semejante perspectiva se produce en el momento en que el capitalismo ultraliberal atraviesa uno de sus peores momentos.