Contenidos del sitio

 

 Educación  

 Docentes  

  Cultura   

 Filosofía

  Sociedad   

 Salud 

 Reflexiones

Ciencias

 Tecnología

  Periodismo

Periódicos

 Ecología

Der. Human.

 Turismo  
Plástica

Historia

Poesía

Letras

Literatura

Cuento corto

Ensayos

Libros

Revistas

Teatro   Cine  Música  Familia    

 Inmigración 

Europa Latinoamérica

Países

Política

Economía

 Juventud

      Mujer

Religión Iglesia Publicidad Estrategia Información Comunicación Racismo
 Miserias  Inventos Opinión Videos Webs

Museos

Galería
Destacados Arqueología

Arquitectura

Astronomía Antropología Argentina

España

 

Home

Comentarios de Carlos Á. Trevisi acerca del tema que se somete a debate.

  1. Seguimos enseñando cuánto mide el Tajo pero no impulsamos a los chicos a que descubran porqué huele tan mal el Guadarrama en verano.

    Seguimos enseñando que Felipe II hizo construir El Escorial en poco más de 20 años, pero no impulsamos a los chicos a que reflexionen acerca de cómo conseguía el dinero para financiar sus guerras.

    Seguimos enseñando geometría pero nuestros chicos siguen pensando que para saber cuánto mide un palo erecto es menester subirse a él.

    Seguimos enseñando la voz pasiva en inglés y los chicos no adquieren el mínimo reflejo lingüístico que les permita hablar la lengua.

    Seguimos enseñando, negando la diversidad que viven a diario los chicos, con un único libro que ya viene “pensado” didácticamente de la editorial y que , en algunos casos nos ofrecen a cambio de un premio si los “mandamos comprar”.

    No hemos utilizado los recursos que la tecnología nos ponía a mano: nunca hemos enseñado a leer utilizando un casete, ni aprendido geografía haciéndolos pensar el paisaje en películas como La Reina del África ni, hoy día, utilizando el ordenador o las play-station que son moneda corriente de su cotidianeidad

    Seguimos enseñando “Word” , “Excell” y “Front Page” o cómo hacer páginas Web cuando bien sabemos que no tienen nada que poner dentro: no les hemos enseñado a pensar, ni a reflexionar, ni a distinguir diferencias ni a disfrutar del descubrimiento de las semejanzas.

    Seguimos actuando como Fray Luis de León pero con una diferencia: vivimos el siglo XXI y no somos capaces de un “decíamos ayer” porque ayer tampoco decíamos nada.

    En pocas palabras no nos hemos dado cuenta de que la cosa no pasa por el enseñar , sino por el aprender y que para que así sea es menester que impulsemos actitudes para que los chicos descubran contenidos.