Juan Manuel de Rosas

  Militar y político argentino del Partido Federal, dos veces gobernador de Buenos Aires. Se incorporó de muy joven al ejército que participó en la defensa frente a las Invasiones Inglesas (1806 - 1807). Más tarde, retirado al campo, estuvo a cargo de grandes extensiones de tierra. En 1828, Juan Manuel De Rosas encabezó un levantamiento popular que triunfó en Buenos Aires y en el resto del litoral, y más tarde, también en el interior. Fue gobernador de Buenos Aires (1829-1832), pero renunció por no concedérsele poderes absolutos, dejando el puesto a un hombre de su confianza, Balcarce, aunque Rosas siguió dominando la situación como comandante en jefe del ejército. A partir de 1835 fue nuevamente gobernador de Buenos Aires y ya en 1842 alcanzó un poder absoluto, autoproclamándose "tirano ungido por Dios para salvar a la patria", exterminando a todos los que estuvieran en su contra. Su gobierno dictatorial logró la estabilidad política interna de Argentina, mantuvo la integridad nacional y favoreció el crecimiento económico. En 1852, Urquiza, gobernador de la provincia de Entre Ríos, se rebeló y derrotó a las tropas de Juan Manuel De Rosas en la batalla de Caseros (1852), quién huyó a Gran Bretaña y en 1857 fue juzgado y condenado a muerte en rebeldía por el Senado y la Cámara de Representantes de la Argentina.

Murió en Inglaterra

Comentario de Carlos A. Trevisi

Acaso por mi formación o por el momento que me tocó vivir, nunca me ha resultado una personalidad atrayente como sucede con gran cantidad de argentinos que lo entienden y aprecian como paladín del nacionalismo. Su imagen evoca la de Juan Domingo Perón a quien se lo enlaza con él en defensa de los intereses de la Argentina. Su herencia ha sido aprehendida por los movimientos nacionalistas que aún imperan y por la Iglesia que, a caballo de Rosas y del Ejército Argentino, han recorrido caminos de dudoso prestigio.

La adhesión errática en lo político que afecta al peronismo -hay peronismo de derecha y de izquierda, de centro y hasta en dimensiones desconocidas (léase "vamos dónde haya posibilidades de sacar ventaja") es producto del desconocimiento que anida hoy día en el ciudadano común.  Estas actitudes son incomparables con la solidez que representaba el nacionalismo de Rosas, y el de Perón siendo presidente allá por la década del 50).

Ver:

Frases de Juan Manuel de Rosas: http://www.frasesypensamientos.com.ar/autor/juan-manuel-de-rosas.html

Juan Manuel de Rosas, sombras y verdades: http://www.lagazeta.com.ar/rosas.htm por Leonardo Castagnino

Más comentarios

Mitre: “Sino queremos seguir exterminándonos los unos a los otros, sin alcanzar por ese medio bárbaro (guerra civil) la uniformidad que solo puede alcanzarse bajo la presión de un gobierno bárbaro como el de Rosas...” (Mitre a Urquiza luego de Pavón. 2-11-1861 JMR.tVI.p.396) 

Laurent de l´Ardeche: “Lo que hay de cierto es que el poder de Rosas se apoya efectivamente en el elemento democrático, que Rosas mejora la condición social de las clases inferiores, y que hace marchar a las masas populares hacia la civilización dando al progreso las formas que permiten las necesidades locales. La guerra de los gauchos del Plata contra los unitarios de Montevideo representa en el fondo la lucha del trabajo indígena contra el capital y el monopolio extranjeros y encierra para los federales una doble cuestión: de nacionalidad y de socialismo”. (Palabras de Laurent de l´Ardeche, diputado socialista francés, el 8-01-1850 en le parlamento francés. Publicado en “La Republique” de París el 9-1-1850 y en “La gaceta Mercantil” del 20-4-1850) 

Palmerston: “Debemos aceptar la paz que quiere Rosas, porque seguir la guerra nos resulta un mal negocio”. (Dicho por Palmerston en el Parlamento Ingles al pedir la aprobación del tratado Southern-Arana) 

Juan Domingo Perón: “El primero que después de San Martín muere en el exilio por haber defendido dignamente la soberanía popular y la independencia de la Patria. Los que se han dicho sanmartinianos parecen no haber comprendido la lucha contra el colonialismo que realizó Rosas, lo que San Martín vio claro a quince mil kilómetros de distancia. Él le rindió a Rosas, él le rindió a Rosas el mejor homenaje que un soldado puede rendir a otro soldado: su sable libertador...”. Carta de J.D. Perón del 20 de octubre de 1970 al historiador Fermín Chávez publicada por este historiador en su libro “La Vuelta de Don Juan Manuel”. Edit Theoría. Bs. As. 1991.