Bicentenario de la Revolución de Mayo

1810 -2010

 

Recapitulemos

 

Características

 

 

 

 

Cultura

 Martín Fierro hoy

Filosofía

Literatura

Música

Civilización

Los Jesuitas

Contribuciones

Argentinos en el mundo

Julio Cortázar, un itinerario

Perpetuo florecer de la literatura argentina

Borges como oxímoron (extractos de un ensayo)El escritor argentino y su tradición

 

Educación

Educación

Acto escolar por 25 de Mayo

Mural Bicentenario

Educación en el peronismo histórico (1945/1955)

 

 

Arquitectura argentina

Edificios representativos

Catedral de Buenos Aires

 

HistoriaEspaña en el siglo XIX

(Video)

25 de Mayo de 1810

(Ministerio de

Educación)Independencia de América Latina

(Bicentenario)

Imperio y liberación

Geopolítica

Historia Argentina e Iberoamericana

El ejército Realista en América

Una historia sencillita

Buenos Aires memorioso

Partidismo

¿Y si hubiera sucedido?

Guerras

del Paraguay, del Brasil y de

Las Malvinas

Un puente

 Las invasiones inglesas

  El Ejército Argentino

  Juan Manuel de Rosas

Domingo Faustino Sarmiento

(Video)

  Hombres de bien

9 de Julio de 1816

Día de la Independencia

de las Pcias. Unidas del Río de la PlataArgentina: cronología

1776-2010

Con vistas al tricentenario

(Editorial Revista

"Criterio")

 

Sociedad

El tío Vicente Nario

Los cartoneros

La yerba mate

Sociedad

Africanos

Nativos y criollos

Iglesia

Acerca de los argentinos ¿o de los porteños?

Acerca de los derechos que nos asisten a los argentinos

La realidad social

Acerca de Maradona

Mercedes Sosa

Rebelión en ArgentinaPorqué me fui de mi país

 

Política

Rodolfo Walsh, hombre de malos modales

Síndrome de fatiga democrática en la Argentina

Historia de los partidos políticos¿Qué festejan los argentinos?

El ferrocarrilA  propósito

del

 Bicentenario

(Vídeo)

En el Bicentenario: ¿Liberación o dependencia?

 Historia del petróleo en la Argentina

 

De todo un poco

¿Una Argentina vital?

Tomás Eloy Martínez y un comentario sobre la Argentina

La Argentina vista desde España

Esclavos de la globalización, que no siervos

¿Es viable la Argentina como país?

Evita y el Che Guevara: dos mitos argentinos

Ciencia y tecnología

Medios

Puerto de Buenos Aires

Todo un emblema

Lugares para visitar

Los ecos de una fiesta popular

 

Hoy ya es 26 de mayo

 (¿Y ahora?)

 

 

 

 

La Argentina  200 años más tarde

 

Homenaje

de la

Fundacion Emilia Maria Trevisi

 

y del

Excelentísimo Ayuntamiento de la Villa de Guadarrama

 

***

Invitación al acto conmemorativo a celebrarse en la Villa de Guadarrama el 25 de mayo

 

Cabildo de  la Ciudad  de Buenos Aires

La Argentina y su futuro

   Mis años me autorizarían a hablar de glorias pasadas como suele suceder con la gente de mi edad, pero no lo haré porque no lo siento así: mis luchas  de entonces no autorizan melancolías. Entiendo que es hora de que asumamos, como otros países del entorno  lo han hecho, que de resultas de aquellas injustificadas exaltaciones de glorias que no fueron, sólo han quedado penosas miserias que en este momento afectan a 12 millones de argentinos. Pese a que no estoy en condiciones de encarar una lucha que mis huesos no resistirían, sí puedo mirar el futuro y sentir ráfagas impetuosas en Hispanoamérica que estimo terminarán con el ostracismo al que se viene condenando a la Argentina desde hace muchas décadas, tantas cuantas corren desde que perdió el rumbo echándose en brazos de aquellos a los que no les interesó mecerla.  

   El mundo que nos toca vivir parecería exento de pasados. La velocidad se ha devorado el tiempo y éste a su vez el espacio. Hay que actuar con rapidez, sin nostalgias, que frenan la marcha; orgánicamente, pero sin las ataduras que impone la obsolescencia de un sistema  cuyas organizaciones están al servicio de otros intereses; con frenesí, induciendo a una lucha que alerte nuestros sentidos como para percibir  diferencias, pero sobre todo para ver semejanzas,  que son las que autorizan la puesta en común; definir una clara política de integración social a partir de contenidos que aún no reconocemos como de interés, para proyectarnos en un mundo que puede escapársenos de las manos si no actuamos con celeridad y precisión.

   Pongámonos en marcha. ¿Qué hacia dónde vamos? En busca de un nuevo amanecer. ¿Qué vamos a hacer en el camino mientras marchamos? Nos lo dice Unamuno: LUCHAR y LUCHAR; ¿cómo? ¿TROPEZÁIS  CON UNO QUE MIENTE?, gritarle a la cara ¡MENTIRA! Y ¡adelante!; ¿TROPEZÁIS CON UNO QUE ROBA?, gritarle ¡LADRÓN! Y ¡adelante!; ¿TROPEZÁIS CON UNO QUE  DICE  TONTERÍAS?,  gritarle  ¡ESTÚPIDO!   Y adelante. ¡ADELANTE SIEMPRE ADELANTE! Y si alguno te dijera que él sabe tender puentes, ¡FUERA CON ÉL!  Los ríos se cruzarán vadeándolos, o a nado, AUNQUE SE AHOGUE  LA MITAD DE LOS CRUZADOS.

   Poco podemos aportar que no se sepa ya de la privilegiada  geografía de la Argentina. Todos hablamos de sus riquezas -"un país tan rico", se escucha decir como un lamento ante los problemas que la acosan y su incapacidad para salir adelante-. Hay algo, sin embargo, de lo que no se habla: la ventaja que tiene por encima de cualquier otro país por su proximidad con la Antártida, un inmenso continente helado que esconde las más variadas riquezas. Proteínas, minerales, petróleo y agua, reservas éstas que habrán de servir las necesidades de la humanidad en apenas 40 o 50 años.

   La existencia de una poderosa ciudad europea, Buenos Aires, en los confines de Latinoamérica no es una simple casualidad. Tampoco lo es una Patagonia despoblada; ni lo fue la Guerra de Las Malvinas –riquísimas en petróleo, como acaba de descubrirse-; ni el afán del país hermano allende la cordillera, Chile por reclamar la Patagonia como propia; ni la articulación de sus gestores con los intereses económicos y financieros del mundo; ni sus golpes militares; ni su decadencia, pese a sus recursos; nada es casual. Todo indica que el mundo está a la espera de que llegue el momento de ocupar sus espacios vacíos y pegar así el salto a una declamada Antártida Argentina que de hecho, poco tiene de Argentina más allá de un título que sólo se reconoce en las escuelas.

   Los hispanoamericanos no podemos resignarnos a que nos la arrebaten. España tampoco. España tiene que tomar conciencia de que los grandes nubarrones que tiñen de sombras su presente tampoco son una casualidad y que ha llegado el momento de que se vea en Buenos Aires, operando sobre el opulento territorio blanco, hermanada con argentinos, bolivianos, uruguayos, paraguayos, chilenos... La Patagonia se poblaría con  gente proveniente de toda Hispanoamérica para ganarse un pan que no logra ganar en sus propios países y los argentinos por fin dejarán de mendigar por un mendrugo de pan.

  Si la Argentina no se pone en marcha pasará a ser apenas un territorio ocupado por intereses que no se corresponderán con las necesidades de su ciudadanía. Y ponerse en marcha  significa coincidir en una puesta en común que termine con una partidocracia paralizadora; asumir un cambio en sus gentes -las que habitan su territorio, desgastadas por la pobreza y la incertidumbre,  y los que vemos  su desgaste desde fuera con la perspectiva que ofrecen los países que han logrado salir adelante gracias a la capacidad de una  dirigencia eficiente que no se ha instalado en las ideologías sino en la realidad de un mundo cambiante-.

   La Argentina tiene que acercarse a España. España la necesita tanto como la Argentina a ella. La Argentina porque se acercaría a un país con el que tiene en común algo más que su lengua, y España porque  no  puede perder la oportunidad de ser el eje  de una mancomunidad de naciones con una lengua común como jamás se ha dado en ninguna parte del mundo con ninguna otra nación colonizadora. 

Será muy difícil, pero valdrá la pena intentarlo.

Dicho en Guadarrama, Madrid, el 25 de mayo de 2010, en ocasión de la conmemoración del Bicentenario y la presentación de un libro que habla de un pasado cruel: Argentina, ¿hasta cuándo?

Carlos Á. Trevisi

Fundación Emilia Mª Trevisi

*** 

Invitación de la Alcaldesa y , en su nombre, de la Concejal de Cultura, Educación y comunicación

Tienen el placer de invitarlo a la Mesa Redonda "De la Guerra de Independencia a las Guerras de Independencia: España, América y Filipinas" en la que intervendrán:

     José Andrés Gallego, profesor de investigación del CSIC

     María Dolores Elizalde Pérez Grueso, investigadora del  CSIC

     Lorenzo Delgado Gómez-Escalonilla, investigador del CSIC

     Carlos Malamud, catedrático de Historia de América en la UNED e investigador del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos

Además intervendrán Donato Barba Prieto, Director del Patronato Municipal de Cultura de Guadarrama y Carlos Á. Trevisi, que presentará el libro "Argentina, ¿Hasta Cuándo? del que se entregará un ejemplar a cada uno de los asistentes.

El acto tendrá lugar en el Centro Cultural "La Torre" el próximo martes, día 25 de mayo de 2010 a las 18.00.

Guadarrama, 19 de mayo de 2010

Sara Villa Ruiz,

Concejala

         

***

 

Introducción al libro "Argentina, ¿hasta cuándo? del Director del Patronato de Cultura de Guadarrama, Dr. D. Donato Barba Prieto.

 

Cuando en el año 2008 decidimos conmemorar el bicentenario del levantamiento ante los franceses, ya nos dimos cuenta de que no se cerraba el capítulo de la independencia en dicho año; en concreto, hay dos aspectos a los que queremos dedicar tiempo y esfuerzo, que son el liberalismo y las Cortes de Cádiz y los procesos de independencia de los territorios que componían los virreinatos de América.

Precisamente sobre las independencias de las naciones americanas vamos a centrar nuestros esfuerzos en este año 2010 y, en concreto, le queremos prestar especial atención a la Argentina; es por esto que el libro del Profesor Trevisi, en tanto en cuanto es una reflexión sobre unos años importantes en la historia de ese país, nos pareció oportuno enmarcarlo dentro del proceso de reflexión y de intercambio de ideas, que es una parte importante de o que queremos lograr con estas conmemoraciones.

¿Qué pasó en la Argentina, mejor en el Virreinato del Río de la Plata, y más en concreto en Buenos Aires? ¿Y en el resto de los territorios? Realmente el 25 de Mayo no se produjo la independencia formal de España, pues si bien no se aceptaba la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, en cambio la Primera Junta de Gobierno gobernaba en nombre de Fernando VII. En cualquier caso, sí parecen estar de acuerdo los historiadores en que ahí se inició el proceso de construcción del estado argentino.

Ya en ese primer momento se produce la dicotomía entre Buenos Aires y el resto del territorio que conformaba el Virreinato, que, con el paso del tiempo y la construcción del estado argentino, se prolongará entre la megalópolis y el interior del país, como bien se refleja en el libro de Carlos Trevisi y se puede apreciar plásticamente  en la propia portada.

A través de reflexiones propias y ajenas, de entrevistas radiofónicas efectuadas entre los años 1988 y 1990, de las vivencias de una época conformadora de la realidad de la Argentina actual, el autor somete a la consideración del lector lo que ocurrió en aquellos negros años. Ahora bien, no pensemos que eso sólo sucede o sucedió en la Argentina; laten aquí problemas que afectan a toda sociedad que no quiera olvidar su historia, que no quiera ser desmemoriada -prefiero usar estas expresiones a la de "memoria histórica", que es algo así como si dijéramos "investigación científica" o "salud terapéutica- y en cambio desee primar siempre la búsqueda de la verdad, estableciendo con prudencia, pero con lealtad, los límites en los que se debe llegar en el hasta dónde o el precio que hay que pagar para...

Le duele a Carlos la Argentina que fue, la que pudo ser y la que hoy es; la de los que la llevaron al desastre y la de los que no hicieron nada por evitarlo. Argentina, ¿hasta cuándo?

Y por último: España, ¿hasta cuándo el olvido de la Argentina y del resto de América? ¿No es hora de volver a compartir, sobre bases muy distintas un proyecto común? ¿No merecería la pena trabajar en la creación de un mundo distinto, construidos sobre otros fundamentos que no sean los liberal-capitalistas de origen anglo-americano?

Quizás haya sonado la hora de recuperar los valores que fertilizaron el derecho indiano, el derecho de gentes nacidos de espíritus como los del padre Vitoria o el padre Suárez, planteando temas morales y teológicos en relación con la conquista y llevándolos al terreno del derecho internacional, poniendo en circulación conceptos como los del pacto o soberanía y estableciendo en definitiva los fundamentos de lo que hoy conocemos como derechos humanos.

Me gustaría acabar con un deseo: que el S. XXI que avanza entre tantas sombras, pudiera acabar -aunque no lo vean nuestros ojos, al menos desde este mundo- con un nuevo amanecer de esperanzas cumplidas, de triunfos de la justicia social, de la solidaridad entre los pueblos y de la primacía de la persona. Estoy convencido de que España y la comunidad hispánica tienen mucho que decir en todo ello.

 

Donato Barba Prieto

Dr. en Historia

 

***

 

 

Mariano Moreno

  1. La Revolución según Mariano Moreno

        "El pueblo tiene derecho a saber la  conducta de sus representantes,

          y el honor de  éstos se  interesa en que todos conozcan la execración

          con que miran aquellas reservas  y misterios inventados por el  poder

          para  cubrir  sus  delitos. El  pueblo no  debe  contentarse con que sus

          jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal".

    

          “Si los pueblos no  se  ilustran, si no se  vulgarizan  sus  derechos, si

          cada  hombre  no  conoce, lo  que vale, lo que puede y  lo que sabe,

          nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y después de vacilar algún

          tiempo entre mil  incertidumbres, será tal  vez nuestra  suerte, mudar

          de tiranos, sin destruir la tiranía”

 

          “Los pueblos deben estar siempre atentos a la conservación  de sus

          intereses y derechos y no deben fiar más que de sí mismos.

          El  extranjero  no  viene  a  nuestro  país  a trabajar en nuestro bien,

          sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse. Recibámoslo en

          buena hora,  aprendamos las  mejoras de  su  civilización, aceptemos

          las obras de su industria y franqueémosle los frutos que la naturaleza

          nos reparte a manos llenas; pero miremos sus consejos con  la  mayor

          reserva  y  no  incurramos en el  error de aquellos  pueblos  inocentes

          que  se  dejaron  envolver en cadenas, en medio del  embelesamiento

          que les habían producido  los chiches y coloridos abalorios".

     

      Mariano Moreno, Escritos Políticos, Buenos Aires, La Cultura Argentina, 1915

   

     Autor: Pigna, Felipe

            Los Mitos de la Historia Argentina,  Buenos Aires,  Norma.  2004

      El historiador , CRONOLOGÍA MULTIMEDIA ( 1776-2008)

 

 

 

 

Juan Bautista Alberdi

 

              “...Ese día cesó el poder español y se instaló el de Buenos Aires sobre

              las  provincias  argentinas”. “…la  Revolución  de  Mayo  ha creado el

              estado  metrópoli,  Buenos  Aires, y  el  país vasallo…el  uno goza del

              tesoro, el otro lo produce…”   

            

              Alberdi J. B., Escritos Póstumos, 1897, p.107. (En "La Revolución de Mayo",

              Ricardo L. Plaul)

 

***

 Conmemoración en Buenos Aires

25 de Mayo de 2010

 

Avda.  9 de Julio

 

 

Ciudad de Buenos Aires

 

***

 

 Otras  Conmemoraciones

 

***

 

Hoy ya es 26 de mayo

 

y es hora de meditar acerca de :

 

El otro bicentenario: el Bicentenario de los Pueblos

(Video)

 

"Claro, total, después la que limpia soy yo"

 

 

"Alta en el cielo, un águila guerrera..."

 

Historia de la canción patria  Aurora

 Música y letra interpretada por Víctor Heredia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                 

1024x768 / Internet Explorer 6.0             

 Telf: 00 34 91 854 34 21  ctrevisi@trevisifoundation.com

 Copyright © 2007 /  Emilia Maria Trevisi Foundation / All rights reserved