El Ejército Argentino

 

Extraído de “In memoriam Ejército Argentino”, Carlos A. Trevisi, Biblos, Buenos Aires, 1991.

 
 

El Ejército Argentino fue concebido a partir de un estado de necesidad nacional que abarcaba desde el desarrollo económico hasta la integración de los sectores sociales que habrían de consolidar nuestra existencia soberana.

Ocupó territorialmente el país sin dar pruebas de la misión que le cabía. Honrosas excepciones –Mosconi, Savio- confirman el aserto. Sometido por la clase dominante, se constituyó en el brazo armando de sus intereses, asumiendo roles protagónicos que no le competían.

La lucha antisubversiva, condenada por la CONADEP en su informe “Nunca más”, que revela crímenes atroces, y la no menos atroz Guerra de las Malvinas, marcan la culminación de su decadencia.; tristemente el 9 de julio, en Tucumán, el pueblo argentino asistió a su funeral: un desfile precedido por el pabellón nacional, donde alternaban soldados y odaliscas*.

 

                                                                    

No es extraño, entonces, que en estas circunstancias, el poder político del eje peronista-radical, claudicante ante el sempiterno mandato de la oligarquía vernácula, se permita desdibujar el único perfil posible que le cabe, para transformarlo en un ejército tipo SWAT, subsidiario del ejército de EEUU, con el acuerdo de un generalato que ha demostrado su vocación guerrera sacando a pasear un mortero por las calles de El Palomar para reprimir a los carapintadas de un cuartel de intendencia.**

 

En Monte Grande, septiembre de 1991.

Notas

* Seguramente se agregaron a las columnas del Ejército como reconocimiento a la ascendencia de Menem, Presidente por entonces.

** Carapintadas: un grupo de subversivos del Ejército que, con una lectura anacrónica de la realidad, aspiraba a recuperarlo del desastre de Malvinas y de la oligofrenia de los radicales. Refugiados en un cuartel de Intendencia de la localidad de El Palomar, ciudad donde se encuentra el Colegio Militar de la Nación, fueron reprimidos por la oficialidad de esta institución bajo el mando de su director.