Acerca del cambio

por Carlos A. Trevisi

 

La vida es cambio; todo lo  que atañe a la vida es cambiante. Aunque nada hagamos para cambiar, cambiamos por la fuerza de un entorno que nos involucra sin atenuantes. Negar los cambios es vivir en el pasado, cerrarse a la realidad, quedar inmerso en la  soledad y el  desasosiego, dejar vía libre para que se entronicen el egoísmo y la especulación.

 

El  camino que se transita desde las potencialidades -virtudes generativas exclusivas del ser humano- hacia los actos, es de cambio.  Somos concebidos con capacidad para amar, para desarrollar nuestra inteligencia, nuestra voluntad y  nuestra libertad, y  desde que irrumpimos en el mundo comenzamos el tránsito hacia el amo, pienso, puedo, soy libre; hacia nuestro propio crecimiento.

 

Se crece,  únicamente, en estado de permanente cambio e incertidumbre; nada está garantizado.

 

Sin embargo, esa es la sal de la vida: que seamos infinitos.

 

Triste destino el de los hombres que no saben gozar de los privilegios de su infinitud, de su propia creación.

 

Es función de la escuela que asumamos nuestra infinitud creadora, esta característica soberana que se extiende a todo lo que el hombre hace: su cultura.

 

Nos toca vivir una época de cambios acelerados. El entrecruzamiento de variables se constituye en una red que ha terminado con a linealidad 'causa-efecto' en beneficio de una intercausalidad que reina indiscutida: todo tiene que ver con todo; todo es susceptible de integrarse con todo

 

Siguiente ->