¿Sabe usted qué es esto de BILDERBERG?

Por Carlos A. Trevisi

 

 

 

 

 

 

El gobierno mundial

Ante el poder en declive de los gobierno de los estados-naciones se ha substituido un nuevo poder, planetario, global, y escapando a todo control de la democracia. Los ciudadanos continúan eligiendo formalmente para la constitución de los poderes públicos y las instituciones nacionales, pero  el poder real ha sido desplazado hacia nuevos centros.

El planeta es hoy en día dirigido por una constelación de organizaciones con un papel ejecutivo o político.

 

Las organizaciones ejecutivas se distribuyen en 3 esferas de poder:


- la esfera de poder económico y financiero

- la esfera de poder militar y policial

- la esfera del poder científico

El poder político del sistema es ejercido por una cuarta categoría de organizaciones: los "clubes de reflexion", redes de influencia, o reuniones de "global learders" como el World Economic Forum (Foro Económico Mundial) de Davos.

No todas estas organizaciones son competitivas pero están estrechamente ligadas y son complementarias.

Ellas forman un conjunto cuya cohesión es asegurada por la pertenencia simultánea de ciertas personalidades a varias de estas mismas organizaciones.

Estas personas-claves pueden ser consideradas como los Dueños y Amos del Mundo. Algunos son líderes políticos de primer plano, como George Bush (padre) o Henry Kissinger. Pero la mayoría de entre ellos son en realidad desconocidos por la opinión publica.

Observando el diagrama de estas organizaciones, aquellos que tienen conocimiento en cibernética comprobarán hasta qué punto este sistema ha sido ingeniosamente concebido.

Estructurada en red, varias organizaciones comparten la misma función y los centros que actúan como  « circuitos o paneles de control » han sido duplicados o triplicados con el objeto de asegurar una mayor seguridad y estabilidad del conjunto.

Así, en caso de que una organización o un vínculo se vuelva inoperante o ineficaz, el control global no se ve amenazado. Exactamente como en Internet: un sistema sin centro único.

Comentario por Carlos A. Trevisi

 

Seguramente el hecho de haber padecido el autismo de una Argentina que se fue ocluyendo en el encierro que ella misma había creado me empujó a ver las cosas con algún sentido crítico no exento de una mezcla de fastidio y  desasosiego que no  siempre es comprendida por  mis amigos españoles. Para ellos la imagen de la Argentina sigue siendo la de un país rico que, incomprensiblemente,  se ha venido abajo.

En cierta ocasión, con motivo de las tertulias que estamos llevando a cabo en Guadarrama, les pregunté si sabían qué era la Trilateral. No tenían idea ni siquiera de su existencia. Y era razonable que así fuera. España era parte de la Trilateral y no sólo no los afectaba sino que, como país europeo, hasta los favorecía.

El mundo siguió andando y, como era de suceder, llegó el momento en que el capitalismo ya no tenía a quién comerse en América y tuvo que comenzar por los países del Primer Mundo.

Al sobrevenir la crisis que sacudió a todo Cristo menos a los bancos, que se olvidaron de sus principios liberales y acudieron a los estados para que los salvaran de la quiebra, el Primer Mundo se dio cuenta que el problema ya los había alcanzado.

En la tertulia la crisis fue tema de conversaciones intensas pero muy pocos –nadie, diría yo- asumió cuál era el verdadero problema: desde aquella Trilateral que mató a Ibero América favoreciendo a Pinochets y Videlas, los escasos treinta años que nos separan de esa ruindad se recrean en un  BILDERBERG.

 

El mundo no “avanzó” sólo para que disfrutemos de móviles multiuso, ni de pantallas de TV de plasma de 2 metros cuadrados, ni trenes Ave, ni, ni, ni… Claro que no. Avanzó también en otros  ámbitos: el sistema ya está en condiciones operativas como para aspirar a  idiotizarnos –aunque más sutilmente- metiéndonos  máquinas –chips- en el cuerpo de modo de poder dominar nuestra voluntad y nuestra inteligencia –ni que decir de la libertad, que ya han comenzado a quitárnosla con el cuento de que la seguridad es ante todo.

Si uno lee cuáles son los proyectos a corto plazo que tienen los bilderbergenses se cae de espaldas.

El problema no es que la realidad de un crecimiento exponencial nos impulse a esos cambios; el problema radica en que pudiéndose crear circunstancias que desaceleren y hasta terminen con la posibilidad de despersonalización al que esa realidad nos empuja no se haga nada para evitarlo.

Entre todo aquello que ineludiblemente va a suceder hemos anotado los más “sobresalientes”.

 

Manipulaciones genéticas

Fin de la procreación humana natural

Volver borrosa la frontera entre lo viviente y lo no-viviente

Implantes

Introducir las máquinas en los cuerpos

Idiotización de la población

Debilitar las energías individuales

Eliminación del poder de los estados

Creación de fuerzas armadas y policiales privadas

Tecnologías de control de las mentes

Destrucción de la naturaleza virgen

El fin programado de la democracia

 

Cabría preguntarse qué están  haciendo los políticos. El listado que acompaño a continuación puede quitarnos toda esperanza. Son los políticos más representativos del mundo, periodistas, economistas y demás que nos entretienen haciéndonos discutir si velo sí o velo no y si alguno recibió un pantalón de regalo o alguna una cartera o bolso  en el mismo concepto.

 

Entre los miembros actuales de este selecto club se encuentran Bill Clinton, Paul Wolfowitz, Henry Kissinger, David Rockefeller (estos dos últimos los mismos que crearon la Trilateral), Angela Merkel, Jacques Chirac, Donald Rumsfeld, Tony Blair y George Soros, además de muchos otros jefes de gobierno, empresarios, políticos, banqueros, periodistas y españoles de primer nivel como Rodrigo Rato, Matías Rodríguez Inciarte, Juan Luis Cebrián, Joaquín Almudia, Pedro Solbes, Loyola de Palacio, Joseph Borrell, Jaime Carvajal de Urquijo y Javier Solana, Esperanza Aguirre.

 

Como habrá notado los hay de todas las ideologías. Por ejemplo Rodrigo Rato (PP) y Pedro Solbes (PSOE); Juan Luis Cebrián (Grupo Prisa), Joaquín Almunia (PSOE) y Esperanza Aguirre (PP).

 

Nota: Le recomendamos ver  ¿Quién tiene el poder en el mundo?, recopilación de artículos referidos a Bilderberg